FRUTAZO BUENOS AIRES ABRIL 23 - VAMOS AL CORTE - HOJAS AL VIENTO..MPEG
0:00:00
0:03:40
Producido por: Hojas al Viento. (América Latina) Idioma: Castellano Formato y tamaño: mp3 / 3,37 Mb Fecha de producción: 23 de Abril de 2019

Descripción:


Desde las 8 de la mañana empezó a llegar la gente a la Plaza de Mayo. Formados en una fila que poco a poco fue rodeando el lugar hasta casi llegar a la Casa Rosada, jóvenes, estudiantes y jubilados esperaban los camiones que cargados de fruta llegarían a la capital. Y es que desde hace varias semanas productores de peras y manzanas de Río Negro y Neuquén, junto con los productores de cítricos de la provincia de Entre Ríos, acordaron realizar un FRUTAZO y ¿eso qué es? Pues que decidieron viajar a la capital y ahí cerquita de la casa donde vive el presidente, regalar 30 mil kg de fruta que de lo contrario se les hubiese podrido en la chacra o en el tul –como dirían nuestros compañeros del cauca- porque cosecharla les sale muy caro.

La cosa es así, cada semana los precios suben, si hoy por un kilo de naranjas usted pagó 43 pesos (unos 3200 pesos colombianos) la siguiente semana puede estar pagando 50. Entonces un abanderado del libre mercado alegaría que los costos de producción también son altos, no señores, estos no alcanzan los $5 –es decir, unos 350 pesos colombianos-, y aquí viene lo peor, de esos 43 pesos que cualquiera en la ciudad paga por un kilo de naranjas, al que las sembró y cosechó sólo le tocan $3, es decir, unos $200 colombianos ¿les suena familiar? ¿En el campo colombiano no pasa algo más o menos parecido? Pues bueno, al mejor estilo de la Marcha de la Comida, los cientos de personas madrugadoras empezaron a recibir naranjas, mandarinas, peras y manzanas directamente de las manos de quienes las sembraron y cosecharon, sin intermediarios. Frutas que por estos días son un lujo, volvieron a ser comidas con deleite por los porteños mientras los agricultores esperan que la cámara de diputados apruebe por un año más la Ley de Emergencia Económica, sin la cual se verían enfrentados al embargo de sus chacras por el no pago de impuestos.

Así pues, tanto en Colombia como acá bien al sur de Abya Yala, la situación para el que trabaja la tierra es tristemente la misma, poquísimas garantías para el consumo interno y formas de comercialización perversas que solo benefician, paradójicamente, a los que mantienen las manos bien limpias porque la tierra ni la tocan. Pero no todo es tan malo, se ve cómo los pueblos escuchan el llamado de Uma Kiwe y viajan kilómetros para reencontrarse con el otro, para mirarse a los ojos y compartir la comida; para levantar la voz y hacernos recordar que sin la tierra no somos nada.

Libreto:
No hay texto para este contenido.
En Radioteca los audios, series y textos están publicados con una licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0. Puedes distribuir y transmitir el material citando las fuentes.Puedes mezclar, transformar y crear nuevo material derivado siempre que lo distribuyas bajo la misma licencia que la obra original.
 

Hay 0 comentarios

captcha