Radioteca ya no recibe más audios. Los audios existentes permanecerán en línea.

[Leer aviso]

Por falta de fondos, desde junio de 2020, este portal de intercambios se encuentra congelado. Ha sido imposible mantener activo el sitio que ha crecido constantemente desde que se abrió en 2006. Queremos agradecer a quienes, de una u otra forma, apoyaron esta iniciativa de Radialistas Apasionadas y Apasionados: la oficina de UNESCO en Quito por aportar el empujón inicial; a CAFOD por confiar siempre en nuestras iniciativas; a HIVOS y la DW-Akademie por sus apoyos para ir mejorando la web y mantener el servidor; a Código Sur por sostener técnicamente Radioteca la mayoría del tiempo que estuvo activa; a Roberto Soto por su solidaridad técnica en estos últimos años; y la Red de Radios Comunitarias y Software Libre que, junto a Guifi.net, permiten que esta versión final de Radioteca siga en línea y no se pierdan nunca los audios que muchas radios nos confiaron a lo largo de 14 años.

Recomendamos Archive.org para guardar tus audios online.

Historia de Leo
Descripción:

Leo es un perro que vivía en el refugio de Aparioja. Esta es parte de su historia (y la mía)

Libreto:
No hay libreto disponible.

[Leer licencia]
Este material se publica bajo los términos de la licencia:
Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional
Usted es libre de:

Compartir — copiar y redistribuir el material en cualquier medio o formato.

Adaptar — remezclar, transformar y construir a partir del material.

Bajo los siguientes términos:

Atribución — Usted debe dar crédito de manera adecuada, brindar un enlace a la licencia, e indicar si se han realizado cambios.

No Comercial — Usted no puede hacer uso del material con propósitos comerciales.

Compartir Igual — Si remezcla, transforma o crea a partir del material, debe distribuir su contribución bajo la la misma licencia.


 
1 COMENTARIOS
Carmen Ramírez / 22 de January de 2018

Precioso relato, que de seguro animará a más de uno/a a apadrinar o adoptar un animal. Muchas gracias por adoptar a Leo y por compartir tus vivencias y las de tu familia para llegar a ello. Segurísimo que Leo es más feliz de lo que jamás pudo imaginar. Que muchos/as sigan tu ejemplo. Todas las voluntarias de tienda, sede y refugio hemos compartido el enlace de tu relato, pero aunque yo sea la única que parece se ha animado a escribirte, trasmitirte que a más de una se le ha escapado alguna lagrimita y agradecen sinceramente lo que has hecho.