"WARMI VOCES Y ACCIÓN" PROGRAMA 5
0:00:00
1:04:18
Producido por: Defensoras de la Pachamama (Ecuador) Idioma: Castellano Formato y tamaño: mp3 / 44,16 Mb Fecha de producción: 25 de Febrero de 2014

Descripción:

Programa radial producido por el Frente de Mujeres Defensoras de la Pachamama transmitido el 25 de febrero de 2014 desde Cuenca - Ecuador

Libreto:

ELECCIONES 2014: PIERDE CORREA, PERO EL NEGOCIO ELECTORAL TRIUNFA

Luego del barrullo electoral, caben algunas reflexiones.

En primer lugar habría que dejar subrayado para que no se nos olvide, cómo fue hecha la campaña de Alianza País. Detrás de las figuras de los candidatos a la alcaldía de las 3 principales ciudades: Augusto Barrera, Viviana Bonilla y Paúl Granda, al igual que de todos los otros candidatos del oficialismo, estuvo Rafael Correa, perdón, no es correcto, no es verdad que estuvo “detrás”, estuvo delante, eso es lo correcto, ya que toda la campaña de alianza país en estas elecciones seccionales estuvo basada en la imagen de Correa, como figura de “arrastre”. Una canción utilizada en la promoción de Paúl Granda, por ejemplo, decía: “Votar por el alcalde es votar por Rafael”. En las fotos de campaña aparecía Correa abrazando al correspondiente candidato de acuerdo a la provincia, ciudad, y cuando hubo suerte hasta para las parroquias.

No olvidemos también que Correa se dedicó, con o sin licencia, a hacer campaña por sus pupilos, en especial al saber que iban a perder. Él personalmente encabezó la campaña como buen caudillo, y todos los funcionarios de gobierno dieron prioridad a la “defensa de la revolución ciudadana”, bueno así llaman los verdeagua al descarado proselitismo electoral que han hecho. En las tarimas Correa desbordó todo su talento como modelo de pasarela, vedet, cantante, bailarín, cuentero, cómico, en fin, más no se pudo pedir tomando en cuenta sus evidentes limitaciones. Y cuando todo esto no dio los resultados esperados sacaron al cuco de la “derecha”, la “conspiración internacional” contra el “gobierno progresista”, la “desestabilización” y toda su archiconocida letanía. Enloquecido por recuperar votos en Quito, los últimos días ya no sabía ni lo que hablaba, llegando incluso a pedir que voten nulo si no querían a Barrera, ¡pobre Barrera!, ese fue el epitafio de su derrota.

Pero entonces, ¿qué pasó?, ¿por qué perdió en Quito, Guayaquil, e incluso en Cuenca a la que llamó “bastión de la revolución ciudadana”? ¿Por la inoperancia de sus alcaldes? Claro que eso también pesa, igual que su lastimosa imitación de la prepotencia de su líder, pero tomando en cuenta todo lo dicho anteriormente hay un gran perdedor y ese es Correa y su pésimo cálculo de marketing. Los resultados demuestran que no tiene tanto encanto como él supone, y lo que provocó con su grosera campaña caudillista fue poner en evidencia la falta de personalidad de sus candidatos, lo que permitió a sus contendores ganar espacio al presentarse como autoridades “sin jefe”, que harán prevalecer los intereses locales frente al centralismo.

Otro aspecto que subrayar es que, sin menospreciar a los otros emporios electorales que derrocharon a manos llenas, es evidente, que Alianza País, utilizó todo el aparataje estatal para la campaña y las ventajas que le dan estar en el gobierno. Hasta la sabatina se obstinó en dar Correa un día antes de las elecciones, desautorizando a la “autoridad electoral” que le solicitó no transmitir la cadena por respeto a la “democracia”. Pero para Correa “donde manda él no gobierna marinero”, y se burló de la petición de Domingo Paredes exhortándole a no exhortarlo. Dijo sínicamente que no hacer la sabatina sería atentar contra su libertad de expresión y contra el derecho a la información de los ecuatorianos. Para él si reclama todos los derechos y las libertades, mismas que conculca a los que no están en su gracia.

Pero ni eso le valió, no pudieron revertir los resultados que ya se previeron en las encuestas.

Más allá de los perdedores y ganadores, ¿cuánto le ha cuesta esto al país? Oficialmente 137 millones 369 mil 71 dólares, cifra que se queda corta frente al despilfarro que se ha hecho para captar los gobiernos seccionales, en un país con una Deuda Externa entre los 20 mil millones de dólares, que sólo para cubrir el déficit fiscal de este año tendrá que endeudarse en 7 mil 500 millones.

Hay que saber que ganar una prefectura o alcaldía, una concejalía y hasta una junta parroquial, representa holgados salarios sobre los mil dólares mensuales, llegando hasta más de 5 en el caso de las autoridades cantonales o provinciales. En el 2012 el alcalde de Quito Augusto Barrera percibió una remuneración de 5.850 dólares mensuales, el de Guayaquil Jaime Nebot 4.505 y Paúl Granda de Cuenca 5.362,38, y tomemos en cuenta que los concejales ganan un porcentaje no superior al 50%, es decir, cada concejal percibió más de dos mil dólares sólo por salario básico. Esto significa miles de dólares del erario nacional cada año para mantener a toda esta burocracia parásita que no sólo es ineficiente sino completamente descartable. Pero es un secreto a voces que los sueldos al final son decorativos, el negocio real son los contratos de las “obras”, que luego además les servirá para volver a pedir el voto. Allí está el verdadero tesoro, el cual se reparten con contratistas, proveedores, partidarios, amigos, parientes, y demás relacionados. Por eso llegar a uno de estos lucrativos puestitos se ha vuelto un negocio muy rentable por el que las y los candidatos están dispuestos a todo, y claro que para esto se necesita una enorme “vocación de servicio”.

Las campañas electorales entonces se tiene que ganar, y cómo se ganan: con ofertas y con buen marketing. Si uno ofrece un camino vecinal, otro ofrece una carretera pavimentada, si uno ofrece hacer canchas en los barrios, otro ofrece el mejor estadio del país, y al final de los correspondientes períodos viene el recuento por parte de los contrincantes de todos los ofrecimientos no cumplidos y a continuar arrumando ofrecimientos que todo vale.

El negocio electoral además requiere mucha perspicacia para entonar con las demandas populares y utilizarlas como plataforma politiquera. Es lo que han hecho muchos con el tema de la oposición a la minería. Para ganar los votos de quienes han venido resistiendo a los mega proyectos dicen estar en desacuerdo con la explotación, pero para no perder los de aquellos que están a favor, dicen: “donde vaya a afectar fuentes de agua”. En Azuay por ejemplo, los candidatos ganadores saben que hay un gran porcentaje de la población que está en desacuerdo con la imposición de los mega proyectos de minería, pero al mismo tiempo hay sectores donde se desarrolla minería como el cantón Ponce Enríquez, muy hábilmente buscan un discurso complaciente con las dos partes, por eso dicen que se opondrán a la minería “si va a contaminar fuentes de agua”, cuando en el caso del reelecto prefecto Paúl Carrasco incluso antes de convertirse en defensor del agua de conveniencia, planteó la creación de una empresa minera provincial para que la Prefectura maneje directamente las regalías producidas por ese sector. Y es por ello que tampoco ponen énfasis en el reclamo de los derechos violados con la entrega de concesiones como son la información y Consulta Previa, que no se ha dado en ninguno de los casos, y guardan reserva sobre el desacatado Mandato Minero. Todo está medido en términos de su conveniencia electoral. Mientras ser opositores al gobierno les endose votos, continuarán con el discurso de la defensa dela agua. Ya veremos, a no muy lejano plazo, cuál va a ser su actuación frente a la decisión del ejecutivo de llevar adelante los proyectos Río Blanco y Quimsacocha.

Siendo así las cosas, es importante que el pueblo comience a reconocerse a sí mismo como la única autoridad capaz de luchar por sus intereses. Mientras esto no suceda el negocio electoral continuará viento en popa, hoy para los verdeagua, mañana para los amarillos, pasado para los blancos, al fin que todos son “la misma chola con distinta pollera”.

En Radioteca los audios, series y textos están publicados con una licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0. Puedes distribuir y transmitir el material citando las fuentes.Puedes mezclar, transformar y crear nuevo material derivado siempre que lo distribuyas bajo la misma licencia que la obra original.
 

Hay 0 comentarios

captcha